Procesos y Elaboración

 

Jima: Acción que consiste en separar la parte no aprovechable de  las hojas o pencas de agave cuando esta ha alcanzado el desarrollo adecuado para su industrialización.

Hidrolisis: Considerando que el principal carbohidrato que contiene el agave es la inulina- el cual es un polímero de fructosa y glucosa- y que este compuesto no es susceptible de ser fermentado por las levaduras, es necesario realizar la hidrólisis para obtener azúcares simples.

Extracción: Previa o posterior a la hidrólisis, los carbohidratos o azúcares contenidos en las piñas de agave deben ser separados de la fibra, esta extracción se realiza comúnmente con una combinación de desgarradora y un tren de molinos de rodillos.

Formulación: De acuerdo con la Norma Oficial Mexicana del Tequila, el fabricante puede elaborar 2 categorías de Tequila, las cuales son Tequila 100% de agave y Tequila respectivamente.

Fermentación: En esta fase del proceso, los azucares presentes en los mostos son transformados, por acción de las levaduras, en alcohol etílico y bióxido de carbono. 

Destilación: Una vez concluida la fase de fermentación, los mostos contienen cantidades mínimas de azucares y a su vez, contienen cantidades representativas de alcohol, estas cantidades pueden variar de 4 a 10% Alc. Vol. Por lo tanto, una vez concluida la fase de fermentación, es necesario llevar los mostos a destilación; proceso que consiste en la separación de los constituyentes del mosto. 

Maduración: La maduración del Tequila debe realizarse por el Productor Autorizado dentro del territorio comprendido en la Declaración.

Para más información visitar la página oficial del Consejo Regulador del Tequila: https://www.crt.org.mx/index.php?option=com_content&view=article&id=70&Itemid=317